Ver archivos

clasificado
Clasificados

Portal de la Construcción
Arroba de oro

 
mar 6, 2017
Mano de obra nica “es vital” en Costa Rica

Según el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA), entre metros cuadrados gestionados para luego construirse, así como obras públicas y privadas, el sector creció en 2016 un 14 por ciento respecto a cifras de 2015, equivalentes a 11 millones de metros cuadrados.

Solo la parte privada construyó 7.5 millones de metros cuadrados, según el presidente de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC), el ingeniero Jorge Arturo González Carvajal.

Según cifras del Banco Central de Costa Rica (BCCR), para 2016 el Producto Interno Bruto (PIB) de la construcción fue de 2 mil 435 millones de dólares, acaparando un 4.4 por ciento del PIB nacional.

No obstante, González lamenta que las mediciones nacionales no incluyan como parte del sector a toda la cadena de producción que genera empleos indirectos y la fabricación de productos que ocupa el sector para desarrollar los proyectos.

"De incluirse en los números de construcción los procesos de manufactura de materiales, de ventas comerciales de materiales de construcción y de producción de activos para la actividad inmobiliaria —que muchas veces se incluye en el sector industrial— el aporte directo a la economía nacional del sector construcción podría ser mayor al mostrado por el Banco Central de Costa Rica, sin mencionar las relaciones indirectas del sector construcción", señala el ingeniero González Carvajal.

"Con todos esos datos juntos el PIB y los empleos que genera el sector sumaría las cifras en tres tantos más de lo ahora calculado", añade.

González Carvajal explica el estado actual de un sector que no es ajeno al crecimiento de la economía nicaragüense, dado que absorbe parte de la mano de obra migrante nica que llega a Costa Rica para buscar empleo que se traduce en remesas.

La construcción ha mostrado cifras alentadoras en 2016, luego de años con altos y bajos. ¿Cuál es su estado actual?
El año pasado crecimos 9.8 por ciento y este año estamos proyectando un crecimiento de aproximadamente 7.5 por ciento en construcción. El año pasado logramos alcanzar 7.5 millones de metros cuadrados de construcción que no lo lográbamos desde el 2008, claro está que en 2008 tener un crecimiento de esa magnitud nos producía un boom de construcción, hoy no lo es. Si nosotros logramos crecer este año como lo proyectamos, vamos a llegar a 8 millones de metros cuadrados. Es una cifra muy buena para Costa Rica, pero siempre se puede mejorar.

¿Por qué hoy no es considerado un boom como en aquel momento?¿Cuánto ha crecido la población?, ¿Cuánto han crecido las empresas que vivimos de esto?, ¿Cuánto ha crecido inclusive la misma mano de obra de Nicaragua que viene acá y vive en gran parte de esto? Ya no alcanzan los mismos 7.5 millones de metros cuadrados para todos.

¿Qué tipo de construcción está desarrollando ahora Costa Rica?
La vivienda sigue siendo líder con el 50 por ciento de los metros cuadrados que se construyen en el país, también hay mucha construcción de comercios con un 26.39 por ciento, la industria no es muy fuerte como debería pero creció 28.29 por ciento, la construcción de oficinas tuvo un repunte este año con 21.96 por ciento, la obra gubernamental empieza a levantarse porque al gobierno le queda solo este año y de alguna manera está empujando todo lo que puede.

Pero el sector vivienda apenas creció 1.26 por ciento en 2016…
Para el sector vivienda dar un salto muy grande no es muy sencillo, porque viene creciendo sostenidamente ya hace varios años. Se puede ver en la feria Expo Construcción un dinamismo importante del sector en ese campo, un dinamismo vibrante y que está de líder.

Hay una tendencia importante de crecimiento en el país de construcción de torres de altura, la población ha cambiado su concepción de lo que quiere en vivienda. Antes las torres de vivienda eran escasas, hoy hay tramitados alrededor de 20 proyectos de torres de 25 niveles, de trámites gestionados en 2016 que se construirán en 2017 y 2018. Antes eso era difícil de ver, por las preferencias que quieren estar cerca de la ciudad donde tienen todos sus servicios y las presas (congestionamiento vial) no nos permite tener calidad de vidas. Hoy se quiere vivir cerca de su trabajo, del supermercado, etc, las torres evitan más contaminación del país al tener vehículos, porque algunos edificios se venden sin estacionamiento, pero esto es una opción. Un banco al desarrollador no le prestaba para hacer edificio si no tiene parqueo, la mentalidad ha cambiado tanto que hoy se venden apartamentos sin parqueos. Antes los apartamentos en edificios eran como condominios de lujo para clases sociales altas, hoy ya no es así, digamos que hay un producto para cada persona, hay apartamento desde 50 metros cuadrados a mucho más grandes.

Construir obra pública ha sido una de las demandas del sector para reactivar la economía. ¿Han tenido buena respuesta del actual gobierno?
Ha costado muchísimo, no ha sido sencillo, teníamos esperanza este año que se impulsen muchos proyectos que se pudo haber lanzado el año anterior o tras anterior, tenemos que ejecutar préstamos que tenemos como país. Si los ejecutamos todos esos préstamos de 1,500 – 2,000 millones de dólares en este tipo de obras, sería muy bien.

Escuelas, inversión hospitalaria, obra vial —que es la que más estamos necesitando en este momento y es nuestra gran nota roja—, de acueductos para la zona de Guanacaste sobre todo, de aguas negras para poder tener un país más limpio.

¿Qué tan aliada ha sido la banca para financiar viviendas, un problema que ya se dio en el pasado?
Hoy estamos de alguna forma preocupados por alguna normativa de Sugef (Superintendencia General de Entidades Financieras). La vivienda depende del crédito, sin crédito no tenemos vivienda. Las medidas de Sugef con las que estamos peleando es que quieren poner limitaciones, reducir la capacidad de endeudamiento de las personas que actualmente es de un 55 por ciento a un 30 por ciento de su salario en un plazo de 4 años. Eso quiere decir que a usted le bajarían la capacidad de su salario en cuatro años, a usted los números de hoy le alcanza para una casa que vale 100, el otro año una que vale 90 y al siguiente una de 80. Claramente eso va afectarnos como tal, estamos hablando con el gobierno y las autoridades correspondientes para ver de qué forma cambiamos estas medidas, porque no ayudan a la economía nacional ni al costarricense que quiere obtener casa propia.

¿Cuántos empleos genera la construcción ahora?
Manejamos una cifra de 140 mil empleos directos, pero de acuerdo a los estudios que hemos hecho donde juntamos todos los sectores, agregando industria, ingeniería, etc, éstos suman tres tantos más. Estamos hablando de 600 mil personas que dependen en la cadena de valores en la construcción. Si tenemos una fuerza laboral en el país de 2 millones de personas y dividimos los 600 mil, hablamos que el 25 – 30 por ciento de la población depende de la construcción. Es sumamente importante su peso.

¿Y de esas cifras cuántos son trabajadores nicaragüenses?
Según la Encuesta Nacional de Hogares, tenemos un dato de que el 25 por ciento aproximadamente de los puestos de trabajo en construcción son mano de obra extranjera. Me parece que es conservador de acuerdo con la experiencia que tenemos los constructores, la cifra aunque es oficia, se queda corta, y el 95 por ciento de los extranjeros es mano de obra nicaragüense.

Entonces es muy importante la mano de obra nicaragüense para la construcción tica…
Es vital, realmente es vital. Es una fuerza laboral importantísima para nuestro país tanto para la construcción como otras áreas como agricultura. Los trabajadores nicaragüenses en todos los niveles, desde peones hasta operarios importantes, hay mucho profesional nicaragüense que de alguna forma se ha quedado en el país y son ingenieros, entre otros.

Dada su vitalidad, ¿qué hace la cámara para fomentar la regularización migratoria de ellos, incluso que traigan sus documentos en regla cuando llegan?
Por ahora está un poco quieto el tema, hace algunos años con el boom de construcción estábamos analizando algunas formas de flexibilizar fronteras para que de alguna forma traer mano de obra no solo de Nicaragua, sino algunos otros países centroamericanos; sin embargo ahorita no tenemos ese boom de construcción, con la mano de obra que tenemos estamos saliendo bien. Cada vez se regularizan más, hay una culturalización tanto de empresas que los contratan como de quienes llegan al país de que es mejor estar en reglas. Somos un sector formal de empresas y en ese nivel todos estamos.

Tomado de:La Prensa.com.ni