Ver archivos

clasificado
Clasificados

Portal de la Construcción
Arroba de oro

 
feb 17, 2017
Boom de edificios para oficinas seguirá en Nicaragua

Al menos nueve edificios de hasta diez pisos abrieron sus puertas en los últimos años y unos 14 más planean hacerlo en los siguientes dos. La apuesta de los desarrolladores se sustenta en cálculos que indican que solo en Managua hasta ochocientas empresas todavía funcionan en casas, apartamentos y otros locales que han sido adaptados para albergarlas.

"No es moda, es una necesidad inminente de estos tiempos para mejorar la atención al cliente. Muchas empresas han remodelado y adaptado casas y apartamentos para convertirlos en espacios de oficina. Pero si quieren igualar su atención al resto de Centroamérica deben tener las condiciones para atender a sus clientes", detalla Frank Martínez, primer secretario de la Cámara Nicaragüense de Corredores de Bienes Raíces (Canibir).

Esta tendencia además es respuesta al fenómeno que se registró en las últimas décadas en las que las oficinas y comercios "se tragaron las zonas residenciales de la capital y otros departamentos", donde ya es muy incómodo funcionar, "sobre todo por el tráfico vehicular que se ha generado, entonces resulta más cómodo y más económico trasladarse a un edificio", dice Benjamín Lanzas Somarriba, directivo de la Cámara Nicaragüense de la Construcción (CNC).

Entre los beneficios que los corredores de bienes raíces le atribuyen a instalar oficinas en edificios están el mejoramiento de la imagen corporativa y ahorros en jardinería, vigilancia, mantenimiento y en la factura del servicio de energía, principalmente por el ahorro que proporcionan los sistemas de climatización e iluminación de los edificios.

SON MÁS ECONÓMICOS
"También es importante el ahorro en el pago de vigilantes y la mayor seguridad que ofrecen. Los parámetros que ofrecen los edificios son insuperables, una vez que la oficina se cierra los administradores se responsabilizan por lo que ocurra de la puerta hacia afuera (espacios comunes)", dice Norman Bonilla, gerente general de Discover Real Estate.

No obstante, reconocen que "el talón de Aquiles" de los edificios son los parqueos, ya que entre los costos de construcción el área más cara es la del parqueo, porque incluye el espacio para el vehículo y también el de la movilidad de estos. "Pero todos tienen acceso a ellos, dependiendo del tamaño de la oficina así es la cantidad de parqueos que se les otorga a cada uno y ellos deciden si los usan los ejecutivos, el resto de empleados o los clientes", sostiene Bonilla.

Por su parte, Lanzas dice que la normativa establece que por cada cuarenta metros cuadrados de construcción debe dejarse un espacio de parqueo, por lo que habría que revisar si se está cumpliendo. Aunque también coincide con los corredores en que este es un problema generalizado en Managua y otras ciudades del país.

Martínez dice que esta tendencia no es nueva, el auge de la construcción vertical para oficinas data del 2005. Entre ese año y 2010 se dio un primer repunte con la construcción de los edificios El Centro, Invercasa, Movistar, Discover y otros.

"Luego tenemos las consecuencias de la burbuja inmobiliaria de Estados Unidos que nos afectó a todos y aunque nosotros la pudimos capear, los bancos la resintieron y la construcción y oferta de estos espacios se contrajo", detalla Martínez.

MÁS DE DIEZ SE SUMARÁN
El segundo repunte se percibe desde hace unos dos años, en los que se sumaron a la oferta al menos nueve edificios y según Martínez entre los que están en planos y diseño abarcarán unos 120,000 metros cuadrados, es decir entre 12 y 14 edificios que estarían concluidos entre 2017 y 2018. Y para contrarrestar los problemas de parqueo la mayoría contempla en sus diseños la construcción de espacios subterráneos.

Lanzas confirma que hay planes de construir unos 11 edificios de hasta más de 20,000 metros cuadrados en zonas como la pista Jean Paul Genie, la rotonda Centroamérica, Bolonia, Carretera a Masaya, la pista Suburbana y otras zonas de la capital. De lo que no está seguro es que la demanda sea tan amplia como será la oferta.

"Sería fabuloso que la demanda se mantenga porque sería señal de que el país sigue creciendo, pero si la economía crece al cuatro por ciento es imposible que los negocios crezcan al 20, 25 o 30 por ciento. Entonces en algún momento se va a tener que equiparar ambos crecimientos, el auge de la construcción de estos edificios se mantendrá al menos dos años y ojalá la demanda también", dice Lanzas.

Y aunque en este campo el "negocio" consiste en rentar los espacios, la demanda ha forzado su venta. Según Canibir, los desarrolladores venden como máximo el sesenta por ciento del área de cada edificio y el restante cuarenta por ciento lo ofrecen en alquiler.

Más información en:La Prensa.com.ni