Ver archivos

clasificado
Clasificados

Portal de la Construcción
Arroba de oro

 
ene 13, 2017
Se necesita inversión con más calidad en Nicaragua

Pero ese punto de vista dista mucho de la perspectiva del Gobierno, que confía en que la generación de empleos es uno de los principales logros de esos recursos que llegan del extranjero.

¿Qué efecto debería tener la IED en países como Nicaragua? El economista Adolfo Acevedo explica que como resultado de una inversión de calidad, los empleos deberían ser mejores y con salarios más óptimos.

En ese sentido sostiene que la inversión que atrae el país ha generado empleos sobre todo en las empresas que operan bajo el régimen fiscal de zona franca, pero son "empleos de pobre calidad", que no requieren mucha calificación para ser desempeñados, ni tampoco una fuerte inversión en infraestructura y logística.

"El empleo de calidad es aquel generado por actividades de mayor complejidad, que requieren niveles de calificación mucho mayores. Normalmente se caracterizan por alta elasticidad de ingreso de la demanda en el mercado interno e internacional, por lo cual tienen la capacidad de crecer con rapidez y crear porcentajes importantes del empleo", explica el economista.

IMPACTO SE SIENTE POCO
No solo Acevedo opina sobre las limitantes que consigo lleva la IED que Nicaragua está percibiendo. Luis Murillo, economista y catedrático, agrega que si bien la economía nicaragüense en los últimos tres quinquenios ha crecido por el orden del cuatro por ciento, con una macroeconomía con indicadores estables, dicho crecimiento no logra enfrentar problemas estructurales como el desempleo y el aumento de la productividad.

“Por ejemplo para que el nivel de empleo aumente en uno por ciento, la economía tendría que crecer al menos un siete por ciento y es por esa razón que la gente percibe que la situación macroeconómica positiva no les beneficia en el ámbito micro”, expresó Murillo, como consecuencia de una IED que no precisa la calidad necesaria para influir de forma transversal en el desarrollo social.

ENTRE SUBE Y BAJA
Los datos del Banco Central de Nicaragua (BCN) muestran que el comportamiento de la IED neta que se ha captado entre 2007 y 2015 (última actualización disponible) ha sido marcada por una serie de alzas y bajas y se ha destinado principalmente a sectores que los especialistas consideran emplean poca mano de obra.

En 2007 el país recibió 335.3 millones de dólares en IED neta, de los que 145.1 millones de dólares —equivalentes al 43.2 por ciento— fueron del sector comunicaciones.

Para 2008, según los informes del BCN, la cifra alcanzó un pico de 626.1 millones de dólares, mientras que en 2009 el indicador cayó a 434.2 millones de dólares.

Las estadísticas dejan en evidencia otra decadencia en el valor de inversión extranjera que ha ingresado al país, porque para 2011 se alcanzó un nuevo pico de 967.9 millones de dólares, seguido por bajas. Aún al cierre de 2015 no se había logrado alcanzar el dato de 2011.

EMPLEO "ES PRIORIDAD"
Pero a diferencia de la opinión de los economistas, el delegado presidencial para las inversiones, Álvaro Baltodano, explicó que el plan del país está encaminado a crear en primer instancia las condiciones para que llegue más IED y que se convierta posteriormente en un motor de desarrollo que impulse la generación de empleos.

“Si bien en un inicio la inversión estaba enfocada en sectores como comunicación y energía, es porque eran la base para otros sectores y ahora podemos ver cómo se ha diversificado y que el sector construcción, inmobiliario, comercio, turismo y el agro van teniendo mayor participación”, dijo Baltodano a LA PRENSA.

En cuanto a la calidad de esa inversión que ingresa al país, el funcionario sostiene que sí es de calidad y que lo importante es entender el efecto que tiene en la generación de empleos.

"Lo importante es generar empleos y se están peleando (las empresas) por hacerlo. El empleo formal ha crecido y los afiliados al INSS (Instituto Nicaragüense de Seguridad Social) han crecido. Y también el informal ha crecido, que es un derivado mismo del indicador anterior. Y sí son empleos de calidad porque cuando vas a una zona franca y ves esa cantidad de trabajadores, te das cuenta que ganan bien", argumenta el delegado presidencial.

Para Baltodano esa inversión que se atrae sí repercute en toda la sociedad y el reto para los próximos años se concentrará en seguir atrayendo para generar más ocupación.

REDUCIR DEPENDENCIA
Ante ello, el economista Luis Murillo afirma que se tendría que pensar en el mediano y largo plazo en dejar la dependencia de un crecimiento económico con base en el IED.

“Que dicho sea de paso es muy pírrica y laxa y es necesario comenzar a incentivar el ahorro externo para tener una cartera de inversionistas nacionales que impulsen un crecimiento y desarrollo sostenible”, agrega el catedrático.

URGE MÁS CALIFICACIÓN
La economista Elizabeth Membreño sostiene que elevar la calidad de la Inversión Extranjera Directa (IED) que el país percibe, es necesario a partir de cambios en los factores de producción como: la inversión en educación y capital físico, mejorar los incentivos monetarios a los trabajadores (salarios), reducción de los costos de materia prima, aprovechar la innovación tecnológica y transferencia de conocimientos.

“Será necesario continuar con el fortalecimiento de clima de negocios, definir en una estrategia la política de inversión, y que esta sea dirigida al fomento de la productividad de los diferentes sectores”, manifestó la especialista en desarrollo económico.

Para el economista Adolfo Acevedo la atracción de inversión de calidad también requiere niveles de calificación de la fuerza de trabajo mucho más elevados, así como indicadores de infraestructura y logística mucho más desarrollados.

"Por ejemplo, Costa Rica y Vietnam han atraído inversión en actividades de mucha mayor complejidad, lo que ha exigido que esos países efectúen una inversión en educación, infraestructura y logística mucho mayor. Debido a ese esfuerzo Vietnam, en concreto, partió de ser un país mucho más pobre que Nicaragua, y ahora lo supera en términos de ingreso per cápita", expresó el economista.

MAQUILAS SON "ESCAPE"
En la última década el régimen de zona franca ha experimentado un incremento en la cantidad de empresas que acoge, confirman las estadísticas del Banco Central de Nicaragua. Al cierre de 2006 ese sector contaba con 99 empresas y hasta septiembre de 2016 sumaban 176.

Ese aumento en el número de empresas para el economista Luis Murillo significa la pauta "para no esforzarse por crear empleos de calidad".

El economista toma como referencia incluso, la presencia de delegaciones asiáticas que asistieron a la toma de posesión del presidente designado por el Consejo Supremo Electoral, Daniel Ortega.

Tomado de:La Prensa.com.ni